Electrónica gipuzcoana
Electroguipuzcoanawww.electroguipuzcoana.com

Empresa

Electronica Informatica Guipuzcoana
C/Balleneros 4 Bajo
20011 Donostia (Gipuzkoa)
Tfno.: 943...  ver teléfono / fax
info@electroguipuzcoana.com

Cinco claves para recomendar reproductores MP3

El reproductor de MP3 es, en todas sus versiones, uno de los aparatos electrónicos más vendidos en los últimos años. La variedad de marcas y modelos que existen es sorprendente. Y los hay de diversos tamaños, con sistemas de almacenamiento y alimentación diferentes. Como no son todos iguales, conviene tener en cuenta los siguientes datos a la hora de recomendar uno. Básicamente, lo que hay que tener en cuenta es: pantalla y menús, tipos de archivos soportados, autonomía, conexión al PC y programas, radio y extras. ¿Cuál cree que es la importancia de los reproductores de MP3 desde el punto de vista del distribuidor?

La gran mayoría de reproductores portátiles que actualmente se pueden encontrar en el mercado guardan los archivos en dos soportes de almacenamiento. Unos utilizan sistemas sin partes móviles, normalmente identificados como memorias flash, y otros discos duros con partes móviles muy similares a los que se pueden encontrar en cualquier PC, pero de un tamaño bastante más reducido.

La capacidad de los aparatos con memoria flash se mueve entre los 128 megabytes y los 4 gigabytes (Gb), por lo que, si lo que desea es almacenar una gran cantidad de música en el reproductor, se deberá optar por un reproductor con disco duro, que parten de 1,5 Gb y pueden alcanzar los 100 Gb de espacio.

Hay que tener en cuenta que, al tener partes móviles, éstos tienen más posibilidades de sufrir daños en caso de caída y, aunque la tecnología que evita los saltos en la reproducción ha evolucionado mucho, puede que algunos modelos no sean lo más recomendable para utilizarse mientras se hace ejercicio. Además suelen ser más pesados y tener menor duración de batería. Los reproductores con memoria flash suelen ser más pequeños y pesar menos, aunque en el mercado existen ya reproductores basados en discos duros diminutos que reducen considerablemente la diferencia de tamaño entre ambos sistemas. Estos microdiscos, en todo caso, suelen ser más lentos en el acceso a los datos.

Pantalla y menús

La pantalla de la mayoría de reproductores es pequeña, y solo adquiere una dimensión considerable en el caso de los aparatos pensados para reproducir video. Lo más recomendable antes de adquirir un reproductor portátil es que pida al vendedor que lo ponga en marcha para comprobar la resolución y el tamaño de la pantalla. No siempre es mejor el aparato que tiene una mayor resolución, más bien se debe prestar atención al que mejor aprovecha las posibilidades que ésta ofrece. El diseño de los menues, cómo se muestra la información sobre los archivos que hay en el aparato, y la comodidad a la hora de navegar por ellos y configurar el reproductor a su gusto son factores que deben ser tenidos en cuenta a la hora de elegir. Tenga en cuenta también que se debe poder contemplar los datos que se ofrecen en pantalla bajo cualquier condición, ya sea en interiores o exteriores, con mucha luz o a oscuras. Preste también atención al tipo y tamaño de letra utilizado.

Tipos de archivo

Los dispositivos portátiles diseñados para reproducir música digital se venden comúnmente como 'reproductores MP3' o 'MP3' a secas. Estas siglas hacen referencia a un formato de archivo que comprime los datos para reducir de forma considerable el tamaño de los archivos de audio. Pero su gran popularidad no quiere decir que sea el único que existe. Por ejemplo, está el AAC, Microsoft usa WMA, y existe también un formato 'libre' llamado OGG Vorbis. En los PCs no es raro tampoco ver archivos con la extensión 'WAV'. Cuantos más tipos de archivo reproduzca el aparato que compre más cómoda será la tarea de transferir música del PC al dispositivo, lo que evitará tener que transformar el archivo para que el reproductor pueda leerlo. Además de la comodidad, el tamaño en disco es otro factor importante.

Autonomía de batería

Una de las características clave en estos aparatos es la duración de la batería. El número de horas que consta en las especificaciones de los fabricantes es meramente orientativo, pues el consumo de energía
variará dependiendo del tipo de archivos que reproduzca, a qué calidad han sido comprimidos, si llevan incorporada o no una tecnología contra la piratería, etc. Por eso es más recomendable en este punto conocer la experiencia de los usuarios de cada aparato para evitar sorpresas. Los reproductores MP3 pueden obtener su energía de pilas convencionales o de baterías similares a los móviles. En el primer caso lo más recomendable es optar por aparatos que incluyan sistemas para recargar la pila, lo que ahorrará mucho dinero al usuario.

Conexión al PC y programas

La gran mayoría de reproductores se pueden conectar al PC a través del puerto USB 2.0, aunque algunos ofrecen también Firewire, que es aún más rápido pero que no se encuentra en todos los PCs del mercado. Una vez conectado al PC, se podrán gestionar los archivos almacenados en éste de dos formas diferentes. Algunos reproductores se muestran como un disco duro externo, lo que permite arrastrar directamente los archivos o borrarlos como hace con cualquier carpeta de la computadora. Otros le obligarán a utilizar un software específico del mismo fabricante para poder llevar su música al dispositivo.

Esto puede suponer una incomodidad si el reproductor no tiene una gran capacidad de almacenamiento, porque la rapidez en la transferencia de archivos es un factor clave: copiar y pegar y en pocos minutos está el trabajo hecho. Pero cuando se trata de un reproductor de gran capacidad, el uso de un programa para la gestión de bibliotecas musicales resulta de gran ayuda para organizar los archivos en carpetas, cambiar nombres, etc.

Radio y extras

Para muchas personas, que el sintonizador de radio se considere un extra es casi un insulto, pero la verdad es que la mayoría de reproductores no lo incorporan, o cuando lo ofrecen lo hacen como un añadido que se sitúa en el cable de los auriculares, o fuera del reproductor. Si el usuario quiere poder seguir sintonizando sus emisoras favoritas debe elegir un reproductor MP3 que disponga de sintonizador integrado. Debe valorar también la calidad de los auriculares, la existencia de cintas o añadidos para colgarse el reproductor del cuello o el cinturón.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.

 Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative